lunes, 22 de noviembre de 2010

Parece mentira



Si no  nos engaña la vanidad, llego la hora de reclamar  para el entorno la cultura, de aquellas mujeres y hombres, niños y niñas que desde sus  cocinas o con sus manos creadoras cuentan con palabras sus historias cuando los visitamos, nos van enseñando sus bagajes de vida. Es para el paseante el recorrido por este pueblo, un encuentro lleno de cultura, de respeto por el otro, de artesanos en todos los rincones, Talladores, mamposteros, pintores, escultores, arquitectos, músicos, escritores y creativos talleres que exaltan con su labor la versatilidad de los materiales puestos en sus manos; la tierra, el barro, la cerámica, el algodón ,la güadüa, el fique, el tabaco, la piedra ,el hierro y miles de propuestas que surgen de la diversidad de materiales, más el ingenio de sus habitantes, por dentro de las casas, alrededor de los parques, por los caminos, que evocan un lugar para el descanso.
 Pasear a pie o en bicicleta, contemplar los azules en su cielo el verde en las distintas horas del día , las montañas. Todas las tonalidades de amarillo en el piso suelo.
Sueño despierto es el  cinturón verde, que rodea y protege la flora y fauna y  los valores intangibles como las clases de silencios que cada vez son más escasos en un planeta repleto de ruido y furia.
Los proyectos colectivos para la recolección de la basura, pidiéndonos a cada cual hacernos cargo de la basura que producimos, tan avanzados como de la cuna a la cuna, es decir sin residuos.
El cuidado por mantener reluciente el empedrado. Sus teatros de piedra.
 Los triunfos en la danza folclórica  en la que participan  los jóvenes del pueblo, orgullo para todos.
Se que cada uno en su cada cual sabe porque este lugar merece respeto, todo eso vi.
Será el patrimonio de futuros habitantes, ayudar a cuidar lo que otros por muchos diversos motivos nos dejaron, es un gusto, con mucho gusto.

3 comentarios:

Silvia Angélica Ahumada dijo...

¿Dónde queda? ¿Es el lugar hermoso sin lugar de la isla Utopía?
O, ¿estamos en la búsqueda de esa gran patria chica?¿o es una región sublime de iluminación acuarelada?¿pintura acaso?¿Es la verdadera ilusión humana? Esperamos respuestas...Silvia y Álvaro

Susurro de Calíope dijo...

Es todo ello y algo más, no olvidéis que en el placer singular del pensar y el soñar, hay, queda algo de esto,soñemos con lo imposible pues lo posible ya ha sido hecho ¿no les parece ?

Rosario Garcìa N. dijo...

Ese maravilloso lugar existe, esta en el corazòn del hombre que està en el lugar que le corresponde. El .canto de las sirenas se escucha en el òceano de la mente, el tiempo nos afinarà a todos y entonces oiremos juntos los cantos que nos gusten